Un lugar inclusivo y rodeado de belleza dedicado a los más vulnerables, que celebra la cultura mexicana y el espíritu comunitario, donde se alimental el cuerpo y el alma.

Food for Soul, la organización sin fines de lucro fundada por el chef Massimo Bottura y Lara Gilmore para luchar contra el desperdicio de alimentos mientras fortalece la inclusión social y la resiliencia comunitaria se ha asociado con la Fundación Palace, una Institución de Asistencia Privada que lleva 14 años beneficiando a la sociedad y medio ambiente en México y 3 años en Jamaica. 

Equipo de Fundación Palace durante el “soft opening” de Refettorio Mérida, México

Concebidos por el chef Massimo Bottura en 2015, los Refettorios de Food for Soul creen en proporcionar entornos inclusivos que ayuden a devolver la dignidad a la mesa. Sus proyectos están impregnados de arte, diseño y belleza para atraer a los Invitados a un enfoque holístico de la alimentación: alimentar el cuerpo y el alma. Food for Soul no es un proyecto de caridad: es cultural.

Trabajando con comedores populares, Bottura y su equipo enseñan a otros a transformar alimentos recuperados en comidas deliciosas y saludables. Son lugares donde se ofrece hospitalidad y dignidad a todos a través de comidas nutritivas y hermosas hechas con alimentos excedentes. A partir de fines de noviembre, se invitará a reconocidos chefs mexicanos e internacionales a unirse al movimiento. De lunes a viernes, un equipo de voluntarios locales servirá un delicioso almuerzo de tres tiempos a los invitados en diferentes situaciones de vulnerabilidad social, incluidos los miembros de la comunidad sin hogar y aislados.

La Fundación Palace y Food for Soul, se comprometieron a cambiar la narrativa de las comunidades locales para promover el progreso social y la distribución equitativa de alimentos. Juntos empezaron un sueño al abrir el primer Refettorio en América del Norte en la ciudad de Mérida, una pintoresca ciudad colonial con sus raíces en la cultura y tradición maya.

Desde el principio el objetivo de Refettorio Mérida es ser un regalo para la ciudad, proporcionando un sentido único de la comunidad que respeta las muchas capas sociales de Mérida. La ciudad siempre ha estado disfrutando de una gran cantidad de culturas y nacionalidades e incluso hoy tiene una identidad cultural muy fuerte y bien establecida con influencias de todo el mundo. Esta diversidad se refleja y celebra dentro de los muros del Refettorio, que son un lugar para que las personas expresen su cultura e identidad.

Desde su apertura a finales de mayo 2020, se ha beneficiado a más de 15,600 personas al servir más de 16,800 platos de comida, además se han recuperado más de 6,400 Kg. de alimentos y se ha apoyado a 34 organizaciones. Este es el fruto del trabajo en equipo de voluntarios y las organizaciones, al mes los voluntarios donan más de 250 horas de su tiempo para generar un cambio real en la sociedad.

Refettorio Mérida obtiene su corazón y alma de todos los voluntarios, que, sin dudarlo donan su tiempo y recursos para apoyar a todas las personas que más lo necesitan. Desde su apertura se ha contado con la ayuda de 10 voluntarios y también del staff residente, sin embargo, el trabajo nuca falta por lo que siembre están las puertas abiertas para recibir más voluntarios y donaciones. Todas las personas que quieran formar parte del proyecto pueden ponerse en contacto en los siguientes números: 99 81 31 80 32 y 99 88 45 58 76 O a través de DM en Instagram @fundacionpalaceresorts @foodforsoul_it @refettoriomerida

Actualmente con el apoyo del Chef residente José Ángel Zamudio y los voluntarios se ofrece el servicio de comida diario a los miembros vulnerables de la comunidad local mediante la transformación de los ingredientes excedentes en deliciosas comidas. En el primer servicio se contó con el acompañamiento del chef Adrián Marcos chef propietario del restaurante El Catrín y quien desde el inicio del proyecto se unió como chef invitado.

Se atienden todos los días, guardando todas las medidas de higiene, seguridad y distanciamiento físico, a 30 invitados en la casa y a 30 personas se les entrega  comida para llevar. El proyecto original está pensado para recibir 100 invitados diarios que podrán hacer uso de los diferentes servicios gratuitos que ofrece el Refettorio Mérida, como comedor, baño, duchas, hasta servicio de peluquería.

Cuando la situación sanitaria lo permita se requerirá el apoyo de más de 30 voluntarios para poder brindar la ayuda a los miembros vulnerables de la comunidad local.

El modelo Refettorio es la expresión de los Principios Rectores de Food for Soul: la calidad de las ideas, el poder de la belleza y el valor de la hospitalidad. Con proyectos ya abiertos en Milán, Río de Janeiro, Módena, Bolonia, Londres, París, Nápoles y pronto Mérida, Food for Soul continúa trabajando hacia su misión en asociación con organizaciones de todo el mundo.

 “Nuestro sueño de abrir un Refettorio en Mérida está a punto de hacerse realidad, y estamos ansiosos por comenzar esta nueva aventura con un excelente socio como Fundación Palace, que rinde homenaje a la cultura y los sabores yucatecos. Esta es una oportunidad para construir un mundo donde la comida no se desperdicie y las personas sean tratadas con dignidad”, dijo Massimo Bottura, chef de renombre internacional y fundador de Food for Soul.

“Palace Resorts es una organización que ha colocado la filantropía y la retribución a nuestras comunidades al frente de nuestro negocio. Fundación Palace se enorgullece de asociarse con Food For Soul en un proyecto que está cerca de nuestros corazones. Poder abrir Refettorio Mérida es un testimonio del compromiso de nuestra compañía, e impactar positivamente en aquellos que más lo necesitan. Mérida es especial para nosotros porque es la ciudad en la que plantamos nuestras raíces. Es abrumadoramente gratificante para nosotros, y esperamos proporcionar comidas nutritivas y hermosas creadas con amor usando el excedente de alimentos, junto con la oportunidad de un mejor mañana “, dijo Jabib Chapur , Vicepresidente de Operaciones, Palace Resorts.

Refettorio Mérida está ubicado dentro de la “Casa Santa Luisa”; sus formas, colores y espacios nos cuentan la historia de Mérida como una ciudad colonial con sus raíces en la cultura y tradición maya. Esta casa que perteneció al filántropo yucateco Pedro Canales, quien fue un defensor de la conciencia social y que decidió regalarla a las Voluntarias Vicentinas de Yucatán AC, ha sido restaurada para ofrecer su belleza a todas las personas que nos acompañen para disfrutar de comidas nutritivas y deliciosas.

Después de la apertura, Refettorio Mérida continuará operando con el apoyo de Food for Soul y Fundación Palace, ofreciendo un espacio donde no solo se comparten comidas, se ofrecen talleres y eventos durante todo el año para inspirar e involucrar a toda la comunidad.

Leave a Reply